La Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA)  surge en un momento en que, a las puertas de la liberalización del transporte aéreo, se crean una serie de compañías privadas de transporte de pasajeros en régimen charter. Había pues que cuidar sus intereses y hacer frente al monopolio. AECA nace con el ánimo de servir de nexo de unión entre este sector privado que nacía pujante como alternativa a años de monopolio y las Administraciones Públicas, denunciando aquellas situaciones de abuso o discriminación, pidiendo y exigiendo la mayor rapidez y agilidad en la aplicación de las Directivas y Normas Comunitarias.